Asamblea ordinaria anual 2019

El 12 de octubre, a las 18.30 h., en segunda convocatoria se celebró en el pabellón “vell” de Forcall la Asamblea Anual de la Colònia Forcallano-catalana bajo la presidencia de Ismael Querol y actuando como Secretaria accidental, por ausencia de Jaume Carceller, Llum Polo.

Asistió, en representación del Ayuntamiento el Concejal Santiago Polo.

Se aprobó el Acta de la Asamblea del año anterior, el balance económico y el estado de cuentas del 2018 y el presupuesto de 2019. También se aprobaron unas modificaciones a los Estatutos a requerimiento del Departament de Justícia de la Direcció General de Dret i d’Entitats Jurídiques-Servei d’Associacions de la Generalitat de Catalunya a fin de adaptarlos y actualizarlos de acuerdo a las últimas legislaciones oficiales.

El Vicepresidente, Sergio Bordás, y el Presidente leyeron los informes de las actividades realizadas en el 2018 y el de presidencia, respectivamente.

Una vez terminado el turno de ruegos y preguntas se procedió a la votación para escoger el logotipo que representará a la Asociación, resultando ganador del primer premio Fernando Casero Ripollés, residente en Castellón, que recibió de manos del Presidente el correspondiente Diploma acreditativo y el talón de 300 € quedando desierto el segundo premio.

Por último el Centre d’Estudis dels Ports, actuando como portavoz su Vicepresidente Ernest Querol, presentó el nº 3 de la 2ª Epoca de la revista “Papers dels Ports de Morella” donde aparece un magnífico reportaje del forcallano Josep Ramón Gil con un total de 25 motivos paisajistas i urbanos del Forcall, uno de ellos en la portada.

El mismo Josep Ramón explicó sobre las fotografías expuestas en la sala, las técnicas utilizadas para conseguir los efectos que todos admiramos y Pilar Dolz, autora de la litografía de la contraportada, en una simpática charla nos ilustró de cómo ve ella el arte aplicado a su obra. En un apartado se exponía la pintura al óleo sobre tela, obsequio de Antoni Eixarch a la Colònia, que representa el Mas de la Torre Selló.

Finalizó la velada con una cena de hermandad, preparado “in situ” por Carnisseria Rosamelia, amenizado a la hora de los cafés por el dúo Sarao con un divertido baile.